Diferentes formas de enseñanza

Es muy probable que luego de haber visto alguna buena sesión de Shibari/Kinbaku, se haya despertado su interés y curiosidad en aprender las bellezas de este arte.  Muchos pueden ser los motivos que lo impulsen a desear ingresar en este mundo. Es por ello que si Ud. llegó a esa etapa en la cual se pregunta si será capaz de abrazar este mundo de las cuerdas, quizás tenga a bien considerar las siguientes apreciaciones.

Existen muchas formas de aprender algo. Lo que varía entre ellas es el resultado, la eficiencia del método elegido, y a veces el resultado final de ese aprendizaje.  Es por ello que todo dependerá de lo que Ud. desee como resultado final.

Si su deseo es aprender nudos y técnicas sobre cómo hacer grandilocuentes suspensiones o complicados diseños, seguramente podrá encontrar muchos sitios en Internet con detalles paso a paso y video tutoriales que le podrán enseñar a efectuar un buen bondage.  Existen muchas escuelas de acrobacia aérea también que podemos recomendarle, que seguramente cumplirán con el objetivo que Ud tiene en mente. Existen miles de cosas que enseño totalmente imposibles de aprender desde una imagen o un video, más allá de la calidad y capacidad de quien esté detrás de la cámara, de la misma forma que yo no aprendería Karate do o Aikido por video o por correspondencia postal.

En cambio si logró captar que existe algo más detrás de este arte de cuerdas japonés. Si percibió la comunicación entre atador y modelo, si sintió esa energía que una buena sesión de Shibari/Kinbaku hace flotar en el ambiente, permítame aconsejarle que dedique unos minutos más a terminar de leer lo que sigue a continuación.

El Shibari/Kinbaku como arte y como medio de comunicación entre atador y atado lleva intrínseco un camino de paciencia, dedicación, esfuerzo y en muchos casos una predisposición para una evolución personal.  No se trata simplemente de la enseñanza de nudos, lazadas, y técnicas, sino que al igual que todo “do”  道 conlleva una búsqueda de desarrollo personal y/o espiritual que será luego el motor e impulso de nuestro desarrollo como atadores. Ya hemos escrito de esto con mucho más detalle en Shibari Kinbaku (parte IV): El Camino del Aprendizaje en el caso que le interese leerlo.

Es por esto mismo que creo que no existe otra forma de aprender seriamente el Shibari/Kinbaku como es concebido originalmente en la cultura japonesa, que a través de un Dojo ( “Do” 道 camino, manera, vía y “Jo” 場 lugar, sala, centro ).

Si dispone de los medios necesarios, los mejores Sensei se encuentran en Japón; la cuna misma del Shibari/Kinbaku. Entre ellos, tanto Yukimura Haruki Sensei como Osada Steve Sensei disponen de Dojos para la enseñanza de este arte para quienes puedan y deseen asistir.  Debo destacar que a ambos los conozco personalmente y luego de mucho trabajo y esfuerzo he tenido el honor de ser considerada su alumna. De más está decir que ambos son artistas de las cuerdas ampliamente reconocidos a nivel mundial y en consecuencia, su mejor opción. Por ende, si estuviera a su alcance, no dude en acudir a las fuentes del conocimiento ya que ambos son Maestros muy generosos y humildes que seguramente lograrán embeberlo y nutrirlo en incontables aspectos.

Sentirá gran diferencia si enfrenta este tipo de viaje teniendo conocimientos básicos de japonés. En el caso de Osada Steve Sensei, podrá recibir clases sólo si domina el inglés, el alemán o el japonés. En el caso de Yukimura Haruki, lamento decirle que solamente podrá comunicarse en japonés okinawense o a través de un intérprete. Otros Sensei reconocidos han sido entrevistados por Osada Steve Sensei. Entrevistas cuyo link original y versión traducida podrá encontrar aquí en KinbakuMania.

Otros bakushis (artistas) de Shibari/Kinbaku que también viven en Japón y que he tenido el honor de conocer personalmente son Miura Takumi Sensei, Nawashi Kanna Sensei, Naka Akira SenseiKazami Ranki Sensei, Arisue Go SenseiRanda MaiHajime KinokoOtanawa, y Yagami Ren entre otros.

En segunda instancia, hasta donde tengo conocimiento, los únicos “Dojos oficiales” fuera de Japón que están en condiciones de enseñar Shibari/Kinbaku a través de métodos que se condicen con las tradiciones japonesas de enseñanza y aprendizaje, son hasta el momento sólo los siguientes: Copenhagen Shibari Dojo (a cargo de Yukinaga Max y Tina en Dinamarca), Barcelona Shibari Dojo (a cargo de Victor) y Oslo Shibari Dojo (a cargo de Einride y Kerstin en Noruega). En ellos encontraran instructores certificados de la escuela de Yukinaga Do Kai. En el caso de Copenhagen Shibari Dojo, también podrá recibir formación de escuela de Yukimura-Ryu.

Melbourne Rope Dojo (a cargo de Scott en Australia), Toronto Shibari Dojo (a cargo de Barkas en Canada). En ellos podrá encontrar instructores certificados de escuela de Osada Steve Sensei, denominada Osada-Ryu.

Estos instructores deben viajar a Japón y a Dinamarca en forma periódica a recibir instrucción por parte de Osada Steve Sensei y/o Yukimura Haruki Sensei, y/o Yukinaga Max Sensei para poder mantener su licencia de enseñanza en condiciones. Este es el sistema que garantiza que la formación que se recibe por parte de estos instructores es auténticamente reastreable hasta su fuente en Japón.

A partir del año 2014, y a través de la autorización y certificación que he recibido de mi Sensei Osada Steve, he abierto la enseñanza en el KinbakuMania Shibari Dojo a aquellos alumnos que deseen comenzar este camino en la Ciudad de Buenos Aires. Este método de enseñanza es el mismo que se repite en todos los Dojos alrededor del mundo, y se basa en el respeto, en la ritualidad, en el honor y en el “Do” 道 como camino de búsqueda personal similar a cualquier otro arte marcial. Este método es el mismo ya sea que las clases sean individuales como colectivas.

Si aún así estas opciones le resultaran inaccesibles en distancia, tenga en cuenta que Osada Steve Sensei ha certificado a algunos de sus alumnos, aún sin Dojo, para que puedan impartir clases. De esta manera, el concepto japonés del legado del conocimiento implica que si bien el Dojo es importante, más importante aún es el honor y la rastreable formación de la persona que lo dirige.

Existe también un concepto que se ha vuelto muy popular, sobre todo en Europa y EEUU llamado Workshops (talleres) de Shibari/Kinbaku. Muchos de los mencionados Sensei realizan periódicamente viajes en los que ofrecen workshops (talleres) de Shibari/Kinbaku. El objetivo de los workshops suele ser más bien el de promover y/o despertar el interés en el arte del Shibari/Kinbaku. El tipo de instrucción impartida es más acotada debido a la cantidad de personas con la que se comparte la clase y por la frecuente diferencia de niveles entre los participantes. Los workshops para iniciados pueden ser una excelente propuesta para aquellos que deseen iniciarse en este arte y conocer a otras personas del medio con quienes socializar. Pero debo destacar que por su duración en tiempo y siendo eventos que no llevan una frecuencia de repetición, estarán focalizados mayormente en la técnica, y carecerán de ese contenido tan importante que se imparte en los Dojos y que forma el espíritu de los atadores. Le recomiendo que si Ud tuviera la oportunidad de asistir a un workshop, complemente luego su aprendizaje asistiendo también a algún Dojo.

Existen también workshops avanzados en los que algún Maestro japonés sale de gira y muestra a aquellos atadores que ya tienen conocimientos previos, las particularidades de su estilo, sus técnicas y sus conceptos. Estos workshops son muy enriquecedores para aquellos que disponen de una base sólida en este arte. Sin embargo, no se recomienda asistir a los mismos sin tener los conocimientos mínimos necesarios sobre este arte, para evitar pasar vergüenza.

Por último, también muchas personas organizan reuniones “peer-to-peer” (entre pares) o “kai” 会 en las cuales, atadores de diferentes niveles comparten sus conocimientos en este arte entre ellos.  Si bien son reuniones muy divertidas en las cuales muchas veces se puede transmitir algún conocimiento que alguien haya adquirido con más facilidad que otro, no los considero dentro de las técnicas de “enseñanza” propiamente dicha.  El concepto de “transferencia imperfecta” puede ocasionar en muchas de estas reuniones que, quien no está licenciado para enseñar, o quien apenas si comprendió la técnica o el concepto de algo, involuntariamente e inconscientemente falle al intentar trasmitir la totalidad de lo aprendido haciéndolo de modo imperfecto, incompleto o erróneo.  De esta forma pueden ocasionarse errores por trasmisión en conceptos que un Sensei corregiría de inmediato. Estos errores frecuentemente generan “vicios” en las ataduras que luego son difíciles de revertir.

Lo que por último me parece sensato recordar es la importancia sobre la formación específica en Shibari/Kinbaku de la persona que imparte los conocimientos (sea cual sea el método). Siempre sobrevivirá el debate sobre cuáles serán las bases aceptadas universalmente para “calificar, certificar y/o dar licencias” en materia de Shibari/Kinbaku. Lo cierto es que, del mismo modo que en los artes marciales, y otras enseñanzas de artes orientales, siempre será necesario destacar a aquellos que mantienen vigente su vínculo con los Grandes Maestros japoneses a través de sus frecuentes visitas a los Dojos de origen.

Cualquiera sea su elección, le deseo mucha felicidad en su camino de aprendizaje de este maravilloso arte.


Haru TsubakiHaruTsubaki