Nota sobre Osada Eikichi Sensei en Diario de Tokio 1999

Esta nota salió publicada en un periódico de Tokio en el año 1999 y resulta interesante ya que el periodista nos presenta un punto de vista ajeno a la escena SM local de quien fue el maestro de Osada Steve. Sus descripciones nos develan a un Osada Eikichi sensei que con cada movimiento lograba “hacer volar sus cuerdas” por el aire, contagiando de entusiasmo a todos los presentes.

 

 

Copyright 2013 porKinbakuMania. Todos los derechos reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio.

 

El Sr Osada no es un hombre común y corriente. Es un consumado maestro de nawa (cuerdas), un hombre que vive por las cuerdas y proporciona placer a las mujeres que aman ser atadas.


Osada Eikichi “El Hombre de las Cuerdas Voladoras”

 

Un hombre que ha practicado su arte durante más de 50 años tiene derecho a su propio estilo. Osada sensei rara vez se queda quieto al aplicar su arte sobre la piel de alabastro de la señorita Kazumi, una mujer veinteañera muy bien dotada. De hecho, Osada sensei se mueve tan rápido que si alguna vez un ser mortal pudiera estar en dos lugares al mismo tiempo, entonces sería él. Osada sensei alcanza su velocidad, saltando de un lado para el otro, afanosamente asegurando los lazos de sus cuerdas en una danza fascinante cual una araña, que no pierde el tiempo en asegurar su presa, una vez atrapada en su red. Por lo tanto, este escritor quizás deba ser perdonado al intentar expresar en palabras fielmente la práctica de Osada sensei “El Hombre de las Cuerdas Voladoras”.

 

Osada sensei parece dejar de lado la asanawa (cuerda de yute tradicional japonesa utilizada para torturar). En cambio prefiere utilizar las cuerdas mas gruesas y flexibles hechas de una mezcla entre algodón y sintético que vienen en varios colores. También sabe como utilizar las velas y el látigo, aunque estos solo le sirvan como deliciosos condimentos antes del plato principal, en el marco de un Maestro de las cuerdas donde el manejo de las mismas para controlar a las mujeres supera cualquier otra práctica. Todos los que sean capaces de apreciar el trabajo escénico de un hombre, en la cima de su arte, pueden acercarse a disfrutarlo en el Bondage Bar en Shinjuku donde el Osada Seminar comienza a las 9PM. El valor de la entrada en la puerta es de: ¥ 8.000 por el show. De allí en más se cobran ¥ 3.000 por cada intervalo de 30 minutos, donde puedes charlar con las damas sádicas o masoquistas de la casa. Aquellos visitantes de ánimo para encuentros más íntimos puede reservar una “playroom” (habitación para sesionar) por ¥ 18.000 si va a sesionar dómina o por 28.000 yenes con una masoquista.

 

Traducción al español por Tsubaki

Etiquetas: