Entrevista a Akechi Denki (明智伝鬼) -1997

Esta es una ventana a la vida de Akechi Denki desde sus primeros años hasta comienzos del año 2009. Cómo sobrevivió a los diversos avatares que sufrió  con emotivos tintes de un camino signado por la adrenalina. El amor por su familia, la resposabilidad de mantenerla unida hasta el final y el equilibrio de nunca dejar de lado el Kinbaku que tando adoraba.

Tsubaki 

 

Copyright 2009 por Osada Steve y  KinbakuMania.
Todos los derechos reservados. Traducción por Tsubaki autorizada exclusivamente para su publicación en KinbakuMania. Prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio.


Esta entrevista sale a la luz en el volumen 6 de la revista SM 秘密俱楽部 (SM Secret Club) en el año 1997. Esta publicación solía tener un papel de menor importancia dentro del portfolio de la editora Tsukasa Shobo Publishing.  Su tirada se posicionaba por debajo de revistas como SM Fan y SM Frontier que dejaron su impronta en el mercado de publicaciones SM del período Showa (desde la Navidad de 1926 hasta el 8 de enero de 1989, cuando el nuevo -y actual emperador- marcó el comienzo del período Heisei).


Entrevista original publicada en la revista SM Secret Club Vol. 6 -1997-

Después de un cambio de propietarios un tanto desordenado, Tsukasa Shobo se declaró en quiebra en el año 2007. El entrevistador firma el artículo como Tajima Osamu, un nombre bastante común.  Buscando en Internet, no hemos podido encontrar otros resultados que relacionen ese nombre con algún contenido SM.  Sin embargo, curiosamente, el artículo incluye una primicia en la que se menciona el “Osada Seminar” llevado adelante por Osada Eikichi Shi.

Gracias a NuitdeTokyo (para abreviar, NdT), podemos facilitarles ahora la traducción de esta entrevista al inglés (en el web site de Osada Steve). Junto a Master”K”, son probablemente los más ávidos coleccionistas de literatura SM japonesa. En el pasado, NdT ha descubierto otra entrevista con Akechi Denki (que ronda el año 1976) y ha tenido la amabilidad de compartirla también con nosotros en este medio.

Para aquellos que no se encuentren familiarizados con las personas reconocidas del mundo del Shibari/Kinbaku japonés, tanto Osada Eikichi 田英吉 (fallecido en 2001), como Akechi Denki 明智伝鬼 (fallecido en 2005) son considerados grandes maestros en el arte. La última entrevista dada por Akechi Denki Shi, fue probablemente la realizada por Osada Steve (長田スティーブ ) para su propia revista Fetish Japan y para la SM Sniper, una de las más importantes revistas en la escena SM, que cesó su actividad en enero de 2009.

Antes de ir a esta historia, algunas palabras de NuitdeTokyo:

En la traducción, he utilizado la palabra “fetiche” concepto que los japoneses suelen llamar “mania”, porque siento que el uso actual de la palabra entre los japoneses se acerca más al concepto de “fetichista” que al concepto de “maníaco”. También introduje algunas notas dentro del texto de la entrevista (indicadas como NdT). El artículo original también contenía notas, pero las he incorporado al cuerpo principal.

 

Entrevista a Akechi Denki (明智伝鬼) -1997

Copyright 2009 por Osada Steve y KinbakuMania.
Todos los derechos reservados.Traducción por Tsubaki autorizada exclusivamente para su publicación en KinbakuMania Prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio.


La primer revista especializada en SM y material hentai (pervertido) era la muy respetada Kitan Club que inició su actividad en 1948. Su editor de siempre fue el legendario Minomura Ko quien ha contribuido de diversas maneras a esta publicación especial. (NdT: por favor, consulten el excelente libro de Mater “K” The Beauty of Kinbaku para obtener información adicional). Junto a Minomura Ko, muchas personas famosas y no famosas, han formado lo que se puede llamar como la primera generación SM japonesa de la posguerra. Podríamos entonces, incluir a Akechi Denki dentro de la segunda generación.

La primera generación estuvo fuertemente influenciada por la guerra. Por ejemplo, un barco enemigo hundió el barco de Minomura Ko, quedando éste a la deriva en el Océano Pacífico durante muchos días. Fue entonces, cuando se prometió a sí mismo que si alguna vez lograba regresar con vida “de ahora en adelante, haré las cosas que me gustan”, se dijo a sí mismo. Además, el autor había conocido personalmente a alguien que estaba trabajando como espía de la guerrilla comunista en China y quien había sido detenido por el ejército y sometido a torturas indescriptibles. El espíritu de resistencia que desarrolló bajo estas condiciones, devino en un erotismo no ortodoxo. Estas eran personas que habían vivido al vilo entre la vida y la muerte. Cuando se compara a ellos, con los “jóvenes” que entraron al SM porque “estaba de moda”, hay una brecha generacional muy amplia.

Para la segunda generación, era raro toparse con la muerte, una conocida distante. Pero, obviamente, la desnutrición y el hambre estaban allí. . .

“En la escuela primaria, varios grados eran hacinados en un sólo salón de clases. Cuando llegaba la hora de comer, los estudiantes que no habían traído comida eran habitualmente dejados solos y se les entregaba un vaso de agua. Nos miraban mientras comíamos. En mi caso, siempre llevaba sólo arroz coronado por una picle en vinagre. Me tocó ver a varios de mis compañeros morir de hambre. En aquellos años, no era nada extraño”.

La familia de Akechi Shi era una familia muy respetada de artesanos. Gracias a esto, su realidad era relativamente privilegiada. Pero en aquellos años, la guerra afectó la capacidad de abastecimiento alimenticio de todos y de una manera invisible, esto fue carcomiendo el sano desarrollo de la generación joven. Así fue que en varias ocasiones, Akechi Shi fue sorprendido entre la vida y la muerte. Al mismo tiempo, como veremos más tarde, su familia se acercaba a la ruina financiera.

“En aquél tiempo, yo me encontraba en pleno desarrollo. Tenía una atracción muy fuerte hacia el cuerpo femenino. Tenía una vecinita con quien eramos amigos desde jardín de infantes (kindergarden). Juntos jugábamos a menudo al doctor. El hecho de que no tuviera un pene me resultaba muy extraño. Le hice algunas cosas bastante salvajes. Luego, comencé a tener una fuerte atracción por los culos femeninos. A menudo solía espiar en los baños a través de las pequeñas ventanas. Conocía en detalle todos los baños públicos de la vecindad”. (Risas)

A medida que Akechi Shi desarrollaba en sus años de infancia una fuerte curiosidad lujuriosa, se encontró por primera vez con un fascículo de la revista “Kitan Club” mientras cursaba su tercer año en la escuela primaria.

“Cuando vi aquella revista en manos del viejo vendedor de libros de la tienda de al lado, fue una experiencia que recordaré toda mi vida. Al voltear las páginas, pude ver mujeres siendo atadas y maltratados. Fue un shock tan fuerte que pude sentir como mi cuerpo ardía por dentro. Me encontré sacando todo el dinero que llevaba en mis bolsillos para poder comprar aquella revista. El dueño de la tienda me ladró: “Esto no es algo para los niños. ¿Cómo te llamas?”. Entonces me vi obligado a escribir mi nombre y mi dirección (risas). Me angustié mucho y pensé en varias estrategias. Una tienda cerca de casa no resultaba ser la mejor opción. Pensé en la posibilidad de pedirle una a alguno de mis tíos. Finalmente tomé mi bicicleta y me fui a una tienda donde se alquilaban libros en la siguiente ciudad y alquilé una copia de Club Kitan sin obtener ningún comentario del dueño de la tienda. Tan pronto como salí de la tienda, comencé a pedalear en mi bicicleta lo más rápido que pude”.

El joven lector que puso sus manos por primera vez en una revista Kitan Club maduró rápidamente.  Sus primeras experiencias con ataduras fueron en segundo año de secundaria con una compañera más joven, que vivía cerca de la casa de la familia de su madre.

“Como teníamos una buena relación, hasta el tercer año de secundaria solíamos bañarnos juntos. Nos gustaba jugar al doctor. Yo la ataba y luego la hacía rodar por el suelo. Pero una vez, fuimos sorprendidos por sus padres y comenzaron a perseguirme.” (risas)

Ya sea con una compañerita de kindergarden o con una amiga de su infancia, parece que Akechi Shi ya era todo un “personaje especial” desde sus comienzos.

Para aquellas personas que practican el fetichismo como algo estrictamente personal y con la frustración de no poderlo compartir con su esposa, pareja o novia, seguramente envidiarán tan prematuro despertar al SM. Akechi Shi probablemente tiene un don especial para atraer a las mujeres. Aún cuando sólo está haciendo una entrevista, esto es algo que puedes percibir. Las gafas negras de sol, la ropa que usa que muy a menudo es negra, no son sólo un show. Asimismo, no hay palabras ni conceptos elaborados que compliquen la comprensión del oyente. Akechi Shi habla en voz baja sobre su pasado​​, cuenta historias duras, que normalmente harían que las personas se pongan muy tensas. Estas historias son tan interesantes que llaman fuertemente la atención del oyente.

En aquellos tiempos, Akechi Shi publicaba historias SM en la revista Ladies Magazine -Revista para Mujeres-. En esas publicaciones proponía que las lectoras femeninas de mediana edad dispuestas a tener una experiencia SM por primera vez, se presentasen para ser atadas por él. Al leer aquellas historias, uno sólo puede sentir empatía con aquella voluntaria aficionada que decía: “Si se trata de él, le permitiré que use mi cuerpo como desee”.

“En el SM hay relaciones de confianza. Si la pareja no confía totalmente su cuerpo con una entrega total allí es cuando se producen los accidentes. Cuando estoy realizando espectáculos, mis ataduras son bastante duras. Por supuesto que le doy mucha importancia y respeto los límites de la persona. Tan pronto como haya terminado de desatar, la abrazo y le digo en voz baja algo así como “has sido muy valiente”. En ese momento el hilo de la sesión de kinbaku se rompe; la modelo se anida contra mi pecho mientras a veces derrama lágrimas pesadas. En esos momentos la expresión de la chica es muy dulce.”

Al oír esto, uno puede percibir la postura de Akechi Shi hacia las mujeres.

Cuando Akechi Shi estaba en la secundaria, trató de unirse al club de Kendo de la escuela, pero fue rechazado después de un chequeo médico. No se encontraba completamente curado de la fiebre reumática que contrajo cuando era joven. Pensándolo bien, era un mal presagio.

Al mismo tiempo, los negocios en los que su padre estaba involucrado fracasaron completamente y fue entonces cuando desapareció. La casa estaba hipotecada y de hecho, toda la familia se dispersó. Akechi Shi mismo se vio obligado a iniciarse como aprendiz en la construcción. En aquellos tiempos, para ser aprendiz debía vivir en la casa del maestro haciendo el servicio doméstico de la casa.

“Dado que estábamos viviendo allí, teníamos que despertarnos a las 6 de la mañana. El ambiente era un poco como haber sido enviado a la cárcel. Por supuesto que las herramientas estaban fuera de nuestro alcance. El aprendizaje era únicamente por observación.”

En el negocio de la construcción, la intimidación y malos tratos eran moneda corriente. Akechi Shi conserva hasta la actualidad una cicatriz en la parte exterior de su mano derecha, como resultado de haber sido golpeado con un serrucho por un sempai.

Entonces, de repente, cuando tenía 19 años sufrió un paro cardíaco. La fiebre reumática de su infancia había dejado sus válvulas cardíacas estrechas, lo que significa que la sangre fluía a veces en sentido contrario hacia sus pulmones y esto podría ser causa de muerte.

“Cuando el médico me dijo que era muy improbable que viviese más allá de los treinta años, vi todo negro delante de mis ojos. Pero estar triste no me servía para nada. Tenía dos hermanas menores, que habían sido encomendadas a diferentes familiares. De vez en cuando, recibía sus cartas. No mencionaban en forma explícita soledades o situaciones difíciles pero podía sentir todo por el tono general de sus palabras. Entonces me prometí a mí mismo conseguir una casa en la que todos los miembros de mi familia pudieran vivir juntos. Si me planteaba vivir cada día con doble intensidad, a pesar de que pudiera morir cuando tuviese 30, sería lo mismo que morir cuando tuviese sesenta. Era muy simple, el truco era no dormir.”

Así fue como trabajó permitiéndose sólo 3 horas de sueño al día. Tuvo que aprender su trabajo más rápido que los demás. Pronto se volvió independiente, reclutó algunos trabajadores disponibles, se convirtió en jefe y llevaba su propia contabilidad. En su mejor época, tenía más de 100 empleados y antes de que cumpliera 30 años se las arregló para construir su propia casa y traer de vuelta a su madre, sus hermanas y hasta a su padre.

Fue entonces cuando los deseos de SM comenzaron a arder nuevamente. Haciendo uso de su cuerpo gastado como una máquina experimental, amplió sus estudios de shibari observando y copiando.

Al practicar ataduras, ¿en que lugares se crean las tensiones, de acuerdo a donde se soporta el peso del cuerpo? En un ebi shibari (atadura de langostino) hasta dónde se puede doblar el cuerpo? Al hacer ataduras con bandas elásticas para poner a prueba los límites, ¿cuánto tiempo se pueden dejar puestas? Se las arregló para entender todas estas cosas. “También hacía suspensiones (tsuri), y seguramente también hacía algunos absurdos diseños de ataduras. Recuerdo que al atarse a uno mismo se crea una extraña sensación de intoxicación psicológica. Por lo tanto, creo que el S y M son dos caras de la misma entidad”.

“Tarde en la noche, cuando el sitio de trabajo estaba desierto, también me las arreglaba para convencer a una chica que trabajaba para la empresa que se dejarse atar por mi. Dado que mi corazón estaba mal, siempre llevaba un sarashi (unas vueltas de un género de algodón blanco que me envolvían el pecho) por debajo de en mi ropa. Me lo quitaba y lo utilizaba para atar a la chica (risas). El lugar de trabajo era a menudo una tienda o tienda departamental, solíamos vagar desnudos entre los mostradores y los maniquíes. Ideé un gran número de “performances” durante ese período. Debido a las consecuencias que pudiera generar en el futuro el hecho de que se trataba del dueño de un negocio seduciendo a una de sus empleadas, necesité un cierto grado de audacia. Además me sirvió para entender en profundidad el Kinbaku”.

Ciertamente, se creaba un estado de ánimo muy especial cuando Akechi Shi acercaba una mujer a su pecho. Más importante aún era que en aquella época no habían “consecuencias futuras” para él.

“De todos modos, no dejaba de pensar que me quedaban sólo 10 años más de vida. En cuanto a mí una novia era una persona que aceptaba la idea de morir conmigo. Yo sólo dormía 3-4 horas por semana y salíamos de largas rondas y viajes en medio de la noche con mi novia. Me besaba mientras conducía como loco a toda velocidad por el borde de los acantilados. Era una manera de tentar a la suerte. Yo no estaba seguro si la chica estaría de acuerdo. Pero después, ella se deslizó en el espacio bajo del volante y comenzó a chupármela mientras conducía. Mientras estaba recibiendo esta mamada,  me invadió la somnolencia, y antes de darme cuenta, habíamos chocado contra una casa. Los dos estábamos completamente desnudos (risas).”

Aparte de su trabajo y el SM otra cosa estaba absorbiendo su atención: el billar. En aquellos tiempos, Akechi Shi jugaba como apostador profesional y a veces haciendo algún dinero non santo. La gente apostaba fuerte al billar de la misma forma en que lo hacían en las carreras de caballos. En ese mundo todas las noches, decenas de miles de dólares cambian de manos. Si perdías y no pagabas, te harían polvo las manos.

“Conocía a este hombre, que llevaba un sombrero de fieltro y una bufanda. Parecía como si fuera regalarte algo de anfetaminas para levantarte el ánimo. Dado que sentía que podría ser superado por la pura energía de su oponente, entrenaba descalzo sobre hielo que había previamente esparcido alrededor de la mesa de billar.”

De hecho, era un mundo real que parecía como si fuera una película. Hoy en día, el billar es considerado un deporte. En esa época era una juego de apostadores y con un cierto dejo de clandestinidad. “De alguna manera, me sentía cerca del SM”, dice Akechi Shi con una sonrisa irónica.

Justo en aquella época, Japón entraba en un período de gran crecimiento. Akechi Shi pasó su tercera década viviendo al doble o al tripe de la velocidad en que lo estaba haciendo hasta entonces. Pero su manera de vivir finalmente le hizo pagar un precio caro.

“En cuanto cumplí los 30, empecé a escupir sangre y fui llevado al hospital.”

Sin embargo, cuando se encontraba descansando para recuperarse en el hospital, un montón de cosas estaban sucediendo a sus espaldas. Su padre, quien había asumido la dirección de la empresa desde la hospitalización de su hijo, comenzó a discutir con los empleados. Akechi Shi estaba ya casado por primera vez. La mala relación entre su esposa y sus padres se hacía cada vez más evidente. Al mismo tiempo, el negocio de la compañía comenzaba a ir mal.

“Los empleados vinieron al hospital para protestar diciéndome que no podían trabajar con “ese tipo” (mi padre). Mi padre protestaba. Las deudas comenzaron a acumularse. Mi esposa lloraba. A pesar de que se suponía que no podía recibir visitas en el hospital, había un caos terrible alrededor de mi cama. Como broche de oro, mi esposa abandona a mi hijo recién nacido en mi habitación del hospital y desaparece.”

“Me sentí obligado a hacer cosas que estaban fuera de mi alcance y fuerzas. Me tambaleaba como un sonámbulo de noche por los pasillos del hospital. También durante esos días, tenía a menudo experiencias cercanas a la muerte. Me sentía flotando cerca del techo de la habitación. Podía ver la parte superior de las cabezas de los miembros de mi familia en la habitación.”

Finalmente a través de un milagro realizado por un cirujano del corazón muy bueno, Akechi Shi logró recuperarse. Pero al salir del hospital, su compañía estaba en bancarrota y tuvo que entregar la casa que había construido.

“Mi padre estaba una vez más con dudas y especulaciones. Le pregunté si quería hacer que la familia se volviera a separar y comencé a pegarle. Pero mi padre, que por lo general hubiera resistido con sus fuertes brazos, se derrumbó al suelo y cubierto de tierra, se puso a llorar. Al ver esto yo también empecé a llorar. Es sólo una casa. Construyamos otra, no nos preocupemos.”

Akechi Shi se agita nuevamente en acción. Para ese entonces, estaba en la segunda mitad de los años setenta cuando tuvo un encuentro decisivo para su vida.

Sakurada Denjiro, quien estaba dirigiendo un grupo de teatro “underground” de la época llamado “Sekai Gekijo” (Teatro del Mundo) estaba planificando comenzar a organizar espectáculos SM. Corría el año 1978. Sakurada era un visitante frecuente del Osada Seminar, pero en términos SM, en realidad era un aficionado. En pocas palabras, estaba ganando enormes cantidades de dinero al atraer a la gente para que vean un show escandaloso de poca categoría. Al darse cuenta de esto, Akechi Shi quedó completamente decepcionado.

“El espectáculo era un fiasco. Aquello podría ser sólo un sustituto pero nunca podría satisfacer a las personas en busca de lo real. Al final del show me las arreglé para hablar con Sakurada. “Lo que están haciendo no esta nada bueno”, le dije. Incluso le envié un montón de revistas de Kitan Club para que se diera cuenta a lo que me refería. Una cosa llevó a la otra, y terminé uniéndome a su grupo de teatro como Shibarishi o supervisor.”

Kachikujin Yapoo por Soyo Numa

Contrariamente a lo que se pudiera suponer, el Teatro underground y el SM tienen una inesperada afinidad. Terayama Shu (director del Teatro underground Tenjosajiki (The Upper Gallery) solía decir que el teatro es una máquina para el “autocastigo físico”. En 1970, en la fiesta del lanzamiento de Kachikujin Yapoo (Yapoo: Ganado Humano), los miembros del grupo Tenjosajiki montaron un show SM (NdT: Kachikujin Yapoo es una famosa y vanguardista novela SM que refleja en punto de vista de un sumiso varón. Escrita por Numa Shozo, fue originalmente publicada como serie en la revista Kitan Club entre 1957 y 1959. Fue galardonada por Mishima Yukio. La primera edición de este libro fue en 1970 debido a problemas de censura. Este artículo se refiere a la fiesta de lanzamiento de aquella edición. En el año 2007, se realizó una traducción al francés de esta obra que fue premiada con el Premio Literario Sade en París. ISBN 978-2268055664 para volúmenes del 1 al 3. No estoy al tanto de versiones en inglés aunque el libro es ampliamente referenciado por estudiantes de la subcultura japonesa. El término “Yapoo” ha sido utilizado prolíficamente por productores de películas SM de sumisión masculina.) Muchos grupos de teatro también incluyeron actrices femeninas en gyaku-tsuri (suspensión invertida de langostino) y sufriendo castigos físicos como medio de crear performances con mayor impacto visual. El “Scandalous Theater Group” (Grupo de Teatro Escandaloso) liderado por Tamai era también uno de los grupos que se especializaba en performances SM. En términos de subcultura no resultaba por sím mismo sorprendente que el los grupos de teatro underground se sintieran cercanos al SM como “la línea vanguardista de la sexualidad”.

El grupo de planificación SCG introdujo con entusiasmo muchas de las “performances” que Akechi Denki había estado imaginando a lo largo de los años. Progresivamente lo que había sido un proyecto secundario se convirtió en el foco principal del grupo. Las noches de teatro, después del espectáculo del grupo, se presentaba una muy elaborada “performance” de shibari. Con el tiempo, éstas performance de shibari se convirtieron en las propuestas del grupo CSG con más ventas. A partir de entonces se crea esta tradición que actualmente continúa con shows de Akechi Shi en vivo. Al mismo tiempo, Akechi Shi finalmente adoptó su nombre artístico: Akechi Denki.

“Haber atado a una actriz tan popular como lo era Kurokawa Mayumi fue una excelente ocasión. Ella dijo que realmente no sentía ninguna tendencia M/s (masoquista/sumisa) en absoluto. Ella era una mujer muy atractiva. En cuanto a las performance de shibari no eran preparadas ni programadas en absoluto. Eran improvisaciones “ad-lib” -del latin “ad libitum”: basado en los deseos que surgen al momento-, en las sensaciones que surgen de la atmósfera que se crea cada vez. Un espectáculo en el cual las ataduras eran creadas realmente en vivo. Crear todas las noches, una atadura diferente resulta muy, muy difícil. Pero si uno siente deseos de hacerlo, puede ser realmente agradable”, explica Akechi Shi, recordando sus tiempos con el grupo de planificación CSG.

Después del período de trabajo con el grupo CSG, Akechi Shi principalmente se muestra a través de Tokyo SM, SM Bomber (Bombardero SM) y SM Suizokan (Acuario SM). Como resultado de una escisión en el grupo de planificación CSG, surge esta serie de tres espectáculos. Entre ellas, las extraordinarias performance organizadas por SM Bomber de las que todavía hoy se habla en los círculos fetichistas. También existía una amistad obvia entre todos estos grupos afines y Akechi Shi quien era invitado por ellos muchas veces, como artista a realizar presentaciones de cuerdas de las cuales estaba bastante orgulloso. En otras palabras, Akechi Shi continuaba generando tres veces más energía que cualquier ser humano normal, y, cuando se le presentaba la oportunidad, profundizaba agresivamente su afinidad por el mundo del fetiche. Esta es probablemente una manera suave de decir las cosas ya que entre los círculos fetichistas (sin limitarnos a la escena SM) a menudo surge cierta dificultad para actuar y la sensación de estar acotado, que no era en absoluto el caso que se presentaba con Akechi Shi.

Si el grupo de planificación CSG fue lo que hizo que se convirtiera en Akechi Denki, SM Bomber era el lugar donde pudo desarrollarse y pulir sus habilidades.

SM Bomber se disolvió luego de 2 años y Akechi Shi no pudo evitar un período tranquilo por un corto tiempo. Pero los fans que había acumulado desde los tiempos del grupo CSG no se detuvieron allí.

Durante la época del grupo de planificación CSG, existía una Asociación de Miembros Especiales, a la cual me había unido. Era un pequeño círculo dedicado a espectáculos fetish. Los miembros del círculo me dijeron: ‘Por favor, comience nuevamente sus actividades” y así fue como se inició el Akechi Denki Kinbaku Photography Club (Club de Fotografía de Kinbaku de Akechi Denki). Dicho sea de paso, muchos de los miembros ya no eran tan jóvenes y no podían asistir con facilidad, había muchos que ya no vivían en las cercanías y todo esto se sumaba a muchos contratiempos a nivel presupuestario. En 1987 se crea el show denominado “Phantom Show” (Show Fantasma) con intensiones de poder conseguir nuevos miembros e intentar reanudar los shows en vivo. Es el espectáculo que precedió el show actual “Studio Phantom”(NdT: tomar en cuenta que la entrevista fue hecha en 1996). Durante los espectáculos Phantom, he practicado una serie de “tsuri-otosu” (吊り 落とす), suspensiones en las que se deja caer bruscamente a la modelo con todo su peso como una piedra, quedando suspendida por sus tobillos y su cabeza a escasos centímetros del suelo. Al caer, la koshi-nawa (cuerda de la cadera) se tensa y suele pellizcar la piel dolorosamente. El espectáculo es muy impresionante de mirar. Pero si el atador comente algún error, se provocaría un grave accidente cuando la cabeza de la mujer golpee fuertemente sobre el suelo. La técnica requiere pleno y constante control de la tensión de la cuerda y un excelente timing (percepción del instante exacto); habilidades que muy poca gente domina y es por esto que pocos pueden intentarlo. También hubo momentos en que le tiraba pedazos de concreto a la modelo atada, quien sólo podía intentar esquivarlos a último momento. La mirada congelada de terror que ponía la modelo y las bocas abiertas de los sorprendidos espectadores eran cosas a las que me había vuelto adicto. Tal vez, algunas veces, fui demasiado lejos (risas).”

A pesar de que el grupo de planificación CSG se cerró, Akechi Shi nunca perdió nada de su audacia. En este momento (es decir, 1996), Akechi Denki y Phantom Studio están produciendo espectáculos en el conocido club SM llamado Nakano Queen (NdT: este lugar todavía permanece abierto hoy -en el año 2009-). Además, Akechi Shi es el encargado de la gestión de otros cinco círculos y también participa en numerosas películas y vídeos.

“Uno de los proyectos es una colaboración entre el SM y Noh (NdT: Musical japonés tradicional en el que se utilizan máscaras clásicas). El objetivo es mostrar la belleza del Kinbaku en el contexto de una danza Noh. Por supuesto, es una fantasía, ya que no seré capaz de alquilar el Teatro Nacional de Tokyo para mostrar mi SM, así que deberé encontrar un método para hacer que mi idea funcione. Todavía es un secreto. Por favor, vengan a ver el espectáculo.” (NdT: no estamos seguros sobre cual es el espectáculo al que hace referencia Akechi Shi en este párrafo).

Akechi Shi ha realizado espectáculos con el acompañamiento musical de un pianista. Uno puede pensar que esas actuaciones conjuntas con música remixada han contribuído con la idea de abrir y exponer las posibilidades del SM. Por lo tanto, le deseamos a Akechi Shi todo el éxito en su emprendimiento.

Traducción al español por Tsubaki