Entrevista a Osada Steve (長田スティーブ), Parte II

Aquí la segunda parte de la entrevista que KabukiJoe le hace a Osada Steve en diciembre del 2006. Osada Steve se expresa sobre sus comienzos como profesional de las cuerdas, y sus primeros shows en teatros nudistas. Nos cuenta sobre cómo se fue abriendo paso dentro del mundo SM japonés, cómo conoció a quiénes lo ayudaron a lo largo de su camino y sobre aquellas dos personas tan especiales, que le atravesaron el alma.


Copyright 2006 por Osada Steve y KinbakuMania.
Todos los derechos reservados. Traducción por Tsubaki autorizada exclusivamente para su publicación en KinbakuMania. Prohibida su reproducción total o parcial en cualquier otro medio.

Según lo prometido, la continuación de la Parte I de la entrevista con Osada Steve (長田スティーブ) que fue publicada por primera vez en enero.

KabukiJoe: Deseo poder obtener su opinión sobre este tema: Creo que las técnicas de ataduras japonesas más sofisticadas son un fenómeno relativamente reciente. Cuando veo fotos viejas en blanco y negro, las ataduras parecen bastante simples.

Osada Steve: Estoy totalmente de acuerdo en que las primeras fotos de ataduras japonesas

Osada Steve

pueden parecer ataduras simples y con mala técnica. Sin embargo, debemos tomar en cuenta de que estamos hablando de un momento en el que el Shibari comenzaba a “salir del armario” y con picardía, empezaba a filtrarse en la prensa escrita. No se olvide el trabajo de cuerdas que se ve en aquellas fotos muchas veces era obra de un editor o de algún lector. Incluso hoy en día, desde un punto de vista técnico, no siento una buena impresión sobre lo que se muestra en las revistas contemporáneas de bondage. Esto es porque el énfasis está puesto principalmente en la creación de imágenes eróticas, quedando, las técnicas avanzadas, en un segundo plano. Desde el punto de vista de Chiba Eizoh Sensei, existen estimadamente 2.000 atadores aficionados (amateurs) en Japón, cuya técnica es muy superior a lo que estamos acostumbrados a ver en hoy en día en los medios de comunicación. Se trata de personas que en su mayoría practican sus ataduras en privado, pero fácilmente superan a algunos de los mejores profesionales.

El hecho de que en estos últimos tiempos, se haya comenzado a percibir una superación en los niveles técnicos del arte de las cuerdas (en su estado visible, público) en Japón, es esencialmente el resultado de que toda la industria de los medios gráficos dedicados al bondage hayan prosperado y sean más profesionales. Tanto es así, que la industria de hoy apoya la subsistencia de un gran número de artistas profesionales de las cuerdas. Por supuesto, que cada profesional individualmente va mejorando su habilidad constantemente con la práctica. Es así como, naturalmente, si buscas fotos de ataduras en revistas antiguas, te encontrarás con ataduras muy simples que fueron hechas por algunos de los más famosos Nawashi de hoy.

Sin embargo, no hay que olvidar que antes de que la difusión de imágenes de ataduras pudiera llegar a los medios masivos, había comenzado a difundirse a través de impresiones obtenidas de grabados en madera llamados ukioy-e. Y que anteriormente a que ésto ocurriera, existió un tiempo en el que ser atador era considerado una profesión. Yo diría que el nivel de técnica que se manejaba en aquél entonces, era mucho más alto que lo que vemos en los trabajos de Shibari actuales. Así que se podría decir que entre la desaparición del hobakujutsu y el hojojutsu y la aparición del Shibari hubo una especie de “agujero negro”, una especie de “Edad Oscura” en la que se dejó de transmitir conocimientos sobre las valiosas técnicas en Japón. Así que lo que se ve en las fotos antiguas son los primeros pasos en el intento por recuperar, re descubrir y reconstruir una parte importante del patrimonio cultural tradicional japonés.

KJ: Otro asunto un tanto controvertido: En otra entrevista, usted mencionó que no creía que la difusión de imágenes que refieran a la idea de una “crucifixión occidental” fuera a provocar una reacción positiva en el público japonés. Sin embargo, el animé ha recurrido mucho a este tipo de imágenes y también existe un sitio web japonés específicamente dedicado a ello. Además, Toei produjo algunas películas en las que recurre a este tipo de imágenes ¿Sigue pensando de la misma manera?

OS: Debí haber sido más preciso cuando usé el término “crucifixión” para ilustrar mi punto de vista sobre el asunto. Mi respuesta fue en respuesta a una pregunta sobre si pensaba que había alguna influencia de los atadores occidentales sobre los atadores japoneses. Cuando uno analiza las ataduras de los japoneses profesionales y expertos, uno puede apreciar que su trabajo luce patrones recurrentes que se basan en raíces culturales e históricas altamente codificadas. Así que lo que quería decir era sobre las ataduras en sí sobre el cuerpo del atado, no a las ataduras que pudieran sujetar una persona a una cruz, las cuales (técnicamente hablando) cualquier niño puede hacer. Por otro lado, los artistas de animé no son necesariamente conocidos por su destreza en el arte del Shibari. Sospecho que las ataduras a las que usted hace referencia, son o muy sencillas o imposibles de hacer sobre una persona en la vida real.

Respecto a ciertas películas japonesas que muestren personas atadas a una cruz, nadie le puede negar un director la libertad de recrear en escena el período histórico o el contexto que más le guste para la ocasión. Pero, de nuevo, yo no clasificaría las ataduras de aquellas películas como Shibari.

No hay que olvidar que el Japón de antaño atestiguó una cruda persecución hacia los cristianos, y esta desafortunada situación se presta naturalmente a escenas de tortura muy gráficas con la crucifixión. Podría sonar como un disco rayado, pero no es necesario llamar a un experto en Shibari para atar a alguien a una cruz. Sin duda se están haciendo ataduras muy “cool” fuera de Japón. Sin embargo, los patrones son diferentes y no se mezclan con lo practicamos como Shibari.

Un japonés experto en Shibari, se sentirá mejor recurriendo a patrones que se han establecido por cientos de años, aunque le tome una vida entera dominarlos. La última cosa que cruzaría por su mente sería recurrir a imágenes de ataduras occidentales para inspirarse.

KJ: ¿Qué es lo que más le gusta: hacer shows en vivo, hacer videos, dedicarse a StudioSIX, enseñar Shibari? ¿Por qué es su preferencia?

OS: Esa es una pregunta difícil. Me gusta todo lo que tenga que ver con las cuerdas. Cada una de esas actividades tiene su lado positivo, y creo que lo ideal es una mezcla saludable entre todas ellas. Por supuesto que debo conciliar mi amor por las cuerdas con la necesidad de cobrar por lo que hago. A menudo, esto significa un nivel de compromiso en hacer cosas que a menudo no me resultan divertidas. Puede ser que mucha gente crea que estoy viviendo el sueño que ellos tienen, pero les puedo aseguro que nada viene de la nada. Para salir adelante en este negocio se necesita un montón de trabajo arduo.

KJ: ¿Tiene alguna modelo favorita para trabajar? y si es así ¿por qué?

OS: Durante los últimos años, en cada show en vivo he trabajado exclusivamente asociado con Asagi Ageha. Ella tiene un gran número de admiradores, por lo que la mayoría de la gente que se presenta, viene a ver a Asagi Ageha, no a Osada Steve. Esta situación me resulta perfectamente ya que puedo concentrarme en mi trabajo con las cuerdas y permanecer fuera del centro de atención. Para las demás cosas, voy cambiando constantemente de modelos, ya que es la única manera de sobrevivir en este negocio.

Asagi Ageha by Osada Steve

KJ: Algunas compañías de renombre utilizan actrices que tienen muy poco o ningún interés en SM. Todas las modelos a las que Ud. recurre aman las cuerdas, ¿no es así?

OS: Tengo la suerte de contar con un suministro interminable de mujeres jóvenes que desean ser atadas por mí. Esto me permite el lujo de presentar, semana tras semana, una modelo diferente en cada uno de mis eventos de Kinbaku en vivo, realizado en StudioSIX. StudioSIX se presenta con este formato actual, desde agosto del 2002. Es así como he podido interpolar cuántas mujeres hayan posado para mí hasta la fecha. Sin embargo, sólo sigo trabajando con aquellas que realmente les gusten las ataduras. En primer lugar, suelo romper el hielo por primera vez con cada sumisa nueva en StudioSIX, antes de presentarles la oportunidad de trabajar en cualquier otra cosa.

Por otro lado, si me contratan empresas de renombre, suelo cruzarme todo el tiempo con actrices porno. A veces puede haber hasta 30 personas en el set, por lo que estos trabajos son realmente muy exigentes y no me brindan mucha diversión.

KJ: ¿En qué aspectos siente Ud. alguna diferencia (si la hay) al atar a una joven japonesa o a una occidental? La razón por la que le pregunto esto es que el otro día Ud. hizo una performance con mujer europea. Ella pasó todo el show mirándolo a Ud. Las chicas japonesas no hacen este tipo de cosas. Además, son conocidas por cerrar sus ojos ¿Quiere hacernos algún comentario al respecto?

OS: Seguramente se esta refiriendo a la elusiva Scarlet que cataloga su ocupación como “enigmática”. Ella tiene esa habilidad de embrujar la gente. Creo que es la manera misteriosa con la que te mira. Una vez, en Jail Tokio, apareció en el escenario justo cuando un hombre de la primera fila estaba a punto de encender un cigarrillo. Cuando el espectáculo ya se había terminado, ese hombre aún sostenía aquél cigarrillo sin encender, con la mandíbula abierta. Me resultaba muy fácil trabajar con ella, y me las arreglaba para preservarme de su hechizo la mayoría del tiempo. Las chicas japonesas no te miran nunca a los ojos y tienden a la introspección. Supongo que estas diferencias pueden deberse a cuestiones culturales.

KJ: ¿Por qué no se utilizan las “palabras de seguridad” en Japón?

OS: Sólo puedo especular acerca del por qué, pero tienes razón que en Japón todavía no se ha hecho popular el concepto de la utilización de palabras de seguridad. Aquí la gente sólo te pide que pares. El dominante es completamente responsable por el bienestar del sumiso, en todo momento. Siempre que el dominante tenga suficiente sentido común, existen múltiples maneras de chequear cuando un sumiso ya ha tenido suficiente. En lo personal, yo nunca negocio. Aunque mis sesiones no son negociables, no tengo gustos por el peligro ni por el dolor extremo.

Cuando la gente de hogtied.com y de waterbondage.com vinieron a filmar conmigo, me preguntaron que haría si mi modelo quisiera optar por salir de alguna escena. Entonces, por primera vez en la vida, y con el fin de satisfacer su preocupación por la seguridad, establecimos una palabra de seguridad. De todos modos, ¡no me malinterpreten! No estoy en contra de la utilización de palabras de seguridad.

KJ: ¿Cuales son las actividades con las que se encuentra actualmente comprometido? ¿Tiene algo en el horizonte que nos pueda contar?

OS: Estoy tratando de reducir el número de espectáculos en vivo a aproximadamente 200 al año para así poder centrarme más en el trabajo en vídeo. También quiero tener más tiempo para estudiar. Lo que quiero decir es que las ideas para nuevos tipos de ataduras no me surgen espontáneamente, sólo por sostener una cuerda entre mis manos. Por supuesto, podría seguir años improvisando, pero el resultado de eso sería pura basura. Para mi futuro inmediato deseo seguir en el camino dedicado al estudio concienzudo. Apenas he podido arañar la superficie de lo que el Shibari me ofrece.

KJ: Sus fotos son increíbles, especialmente aquellas que parecen con luces pintadas. Usted hace un montón de trabajo en vídeo, pero ¿por qué no ha pensado en publicar algunas de estas fotos en las revistas?

OS: Dejé de tomar fotos hace varios años. Así que lo que puede ver en ellas es sólo mi trabajo con las cuerdas, no son fotos tomadas por mí. Las series de “luces pintadas” son en colaboración con Z Maitri que suele visitarme en Japón, de vez en cuando. Mucha gente piensa que estas fotos fueron logradas recurriendo a alguna forma de edición posterior con el ordenador. Muchas de estas fotos han trascendido, hasta llegar a ser publicadas en revistas extranjeras. Pero lamentablemente, para el público japonés, carecen de un elemento erótico que específicamente satisfacería los gustos de los entusiastas del Kinbaku. Aquí la gente quiere ver “belleza en sufrimiento”, una expresión facial particular entre dolor, vergüenza y éxtasis.

KJ: Yo soy un gran fan de Saotome Hiromi. Usted la conoce y ha trabajado con ella. ¿Qué puede decirnos sobre ella? ¿Cómo es? ¿Cómo fue trabajar con ella?

Saotome Hiromi by Osada Eikishi and Osada Steve (Sniper)

Saotome Hiromi es una celebridad en el mundo SM japonés. Durante muchos años, solía ser la pareja principal en los shows de Osada Eikichi, y hasta la fecha, continúa siendo un gran éxito en su carrera. Yo sólo he trabajado con ella una vez cuando yo produje un video para conmemorar lo que hubiera sido el 80 cumpleaños de Osada sensei. Ella es absolutamente profesional. Léase: Esta todo el tiempo cien por ciento consciente de las cámaras, y sin embargo, todas sus reacciones son genuinas. En breve produciré otro video con ella para JapanBondage.tv con su exhibición sobre seppuku (suicidio ritual).

A pesar de que los occidentales tienen dificultades para entender la belleza de un “seppuku” presentado dentro de un contexto de show SM; hay un buen número de japoneses que aprecian este género. El público japonés por lo general, tiene un fuerte fetiche con los rostros. Una vez capturada entre cuerdas, el rostro de una mujer cambia. También existe una similitud en la expresión facial cuando la mujer japonesa entra en clímax sexual, y cuando experimenta el momento de la muerte en un suicidio ritual.

KJ: Ud. ha hablado mucho acerca de sus sentimientos sobre el bondage occidental. Según he podido entender, Ud. no critica el bondage occidental pero simplemente no le agrada cuando las personas que no tienen ni idea sobre Shibari quieren hacerse pasar por “Maestros de Shibari” ¿es esto así?

OS: Sí, lo ha comprendido perfectamente. Amo las cuerdas y aprecio todo los estilos de bondage. Tengo especial aprecio por aquellos que se esfuerzan en brindar y compartir calidad de tiempo con sus modelos de cuerdas. Si las ataduras se ven bien y además no causan molestias en el modelo, entonces, lo valoro aún más.

Lo que no me gusta son occidentales que clasifican sus ataduras como “Shibari”, cuando en realidad, lo que están haciendo es deconstruir el modo en que una atadura japonesa ha sido lograda, para intentar recrear sólo la apariencia final, inspirándose en la estética japonesa sin tomar en cuenta el proceso como un todo.

Desde mi punto de vista:

  • alguien que nunca ha estado en Japón,
  • alguien que nunca ha estudiado directamente bajo algún practicante genuino de Shibari japonés (es decir: de quien se pueda comprobar y trazar el linaje de una de las dinastías de Shibari en Japón),
  • alguien que ha tomado sus conocimientos a partir de imágenes en Internet,
  • o de ver vídeos porno/SM japoneses,
  • o por haber asistido a un taller (o clase) de ataduras que hayan etiquetado incorrectamente como “Taller de Shibari”;

Dicha persona, sería mejor que evite hacer el ridículo. Debería describir sus ataduras sólo utilizando palabras en su propio idioma, y quizás mencionar que ha tenido alguna “inspiración japonesa” (haciendo énfasis en la palabra inspiración).

Algunos de los grupos más grandes en Internet están infestados de occidentales que dicen ser Nawashi. Lo que comenzó como un grupito de “trolls” diciendo tonterías, ha adquirido vida propia, y como resultado, hoy en día, hay mucha gente que se empeña en reducir el arte del Shibari a la realización nudos marineros o de macramé. Incluso, algunos de ellos han intentado cambiar el significado de algunos términos de Shibari en un esfuerzo inútil por crear un molde para justificar retroactivamente su propia histórica ignorancia en la materia.

Cuando uno lee discusiones sobre si un coreano podría hacer un burrito decente con arroz (en lugar de trigo), y si ésto podría propiamente seguir llamándose un burrito mexicano; y si pudieras, POR TANTO, a continuación también te sientes con derecho de llamar a tu bondage “Shibari” (y el del vecino de tu primo también). Entonces, comienzas a comprender triste la dirección que el Shibari esta tomando en Occidente.

KJ: ¿Cómo fueron sus comienzos en los clubes “Jail”? ¿Sigue realizando shows allí?

OS: Primero, conocí al dueño de la cadena de clubes llamados “Jail” (Oda Hisashi sensei) en StudioSIX, en aquellos años en que Osada Eikichi sensei estaba todavía vivo y realizando shows allí. Oda sensei es un empresario muy rico que reside en Osaka. Cuando se mudó a Tokio para establecer primero el Roppongi Jail y más adelante, el Jail Tokio; comencé a hacer mis shows semanales allí durante unos dos años.

 

Oda sensei me ha enseñado mucho, y le estoy muy agradecido por haberme dado la oportunidad de salir de StudioSIX para lograr llevar a cabo mis presentaciones sobre un escenario más grande. Cuando llegué a concretar mi primer acuerdo de 80 shows en Kujo OS en Osaka, Oda sensei dedicó su tiempo para enseñarme cómo realizar espectáculos en teatros nudistas. Oda sensei sabe todo sobre espectáculos. Tiene una excelente comprensión sobre lo que el público espera ver. También soy un gran fan y admirador de su trabajo en Kinbaku. Todavía suelo visitar Jail Tokio, y casi siempre termino realizando actuaciones improvisadas allí. Oda sensei es como un padrino para mí.

KJ: Según tengo entendido, Usted tiene una exhibición regular en el club de Randa Mai. Randa Mai es uno de los más famosos Nawashi en Japón y ha salido en la televisión nacional ¿Cómo fue que se conocieron y que tipo de relación tienen entre ustedes?

OS: Conocí a Randa Mai en el “Mistress Bar” en la época en la cual Osada Eikichi seguía realizando sus shows allí. Durante un período extenso de tiempo, cubrí como fotógrafo la exhibición de Randa Mai.

A partir del 2004 fue cuando mis shows regulares comenzaron en Ranbukan (el lugar de Randa Mai). Mis noches allí son muy populares entre las parejas y las mujeres solas, porque después de realizar un espectáculo un poco bromista, se supone que debo (y lo hago con todo gusto) atar las clientas hasta bien entrada la madrugada. Randa-san es una persona muy ocupada, así que sólo nos encontramos unas pocas veces al año. A veces compartimos el mismo escenario, y el otro día hasta fuimos invitados a protagonizar en el mismo video de “Attackers”. También colabora con mi sitio web JapanBondage.tv donde le ofrezco “streamig” de algunas de sus películas para su propio sello.

KJ: ¿Cómo ha armado sus clases para enseñar las técnicas de Shibari? ¿Puede alguien vivir en su casa si estudiara con Usted a tiempo completo como en una clásica relación uchi-deshi?

OS: Por el momento no ofrezco talleres, me dedico exclusivamente a la enseñanza personalizada e individual. Tengo un par de estudiantes regulares que viven en Japón, y también estoy ofreciendo clases a visitantes que se quedan por estadías cortas. Ellos generalmente son personas que vienen a Japón por negocios (y sólo tiene tiempo para unas cuantas clases), o personas que me visitan durante varias semanas con el objetivo específico de estudio de modo intensivo conmigo.

Afortunadamente, todas las ataduras pueden dividirse en bloques de estudio diferentes. de esta manera, no enseño técnicas complicadas sino técnicas simples que pueden ser combinadas entre sí. Esto hace que la enseñanza y el estudio sistemático, sean relativamente fáciles.

Existe una diferencia entre un alumno y un deshi. Un alumno es aquél que recibe una cierta cantidad de clases a cambio de una cierta cantidad de dinero como contraprestación. Un deshi, por otro lado, es aquél que se queda acompañando y ayudando a su Sensei por años, haciendo tareas o lo que él necesite. A cambio, podrá aprender mucho más que los conocimientos y aspectos técnicos del Shibari. Quizá deba mencionar, que no es común que todos los alumnos o deshi busquen fama o una vida expuesta. La mayoría de las personas que estudian lo hacen por una sencilla razón: porque aman las cuerdas.

En cuanto a su pregunta sobre si podría aceptar un discípulo tipo ushi-deshi (viviendo conmigo las 24 horas), le comento que soy una persona muy reservada que necesita mucho tiempo en soledad y mis espacios privados. Sin embargo, acepto que los estudiantes que visitan Japón puedan hospedarse en mi dojo.

KJ: ¿Quién es la persona más interesante que ha conocido en Japón?

Osada Steve

OS: En el pasado, a través de mi trabajo como fotógrafo y periodista, he tenido numerosas oportunidades de reunirme, entrevistar y/o fotografiar a unas cuantas personas. Entre ellas el Dalai Lama, el difunto primer ministro Obuchi, Konishiki yokozuna y Akebono yokozuna, el rebelde fotógrafo Nobuyoshi Araki, al Gran Maestro Ninja Masaaki Hatsumi, al luchador profesional Jesse Ventura (también ex-gobernador de Minnesota), al Dr. Floppy, alias Yoshiro Nakamatsu (que tiene más de 3.000 invenciones a su nombre) y otras celebridades del mundo de los negocios y del comercio, del deporte, de la política y de las artes. En todos los casos fueron encuentros breves.

Osada Eikishi Sensei

Por otro lado, he conocido a dos personas que atravesaron mi alma. Una de ellas fue Osada Eikichi. Creo que ésto sucedió cuando en un momento (que debí haberlo hecho sonreír), me miró directamente a los ojos. Esa mirada que me dio entonces, fue directamente dentro de mí, y yo (al mismo tiempo) pude ver en su interior. Fue como si, por un breve instante en el tiempo, fuimos uno. Fue un momento muy feliz que nunca voy a olvidar.

La otra persona fue Akechi Denki. Sucedió cuando me encontré con él por primera vez. Yo había estado tomando fotos de su show en el “Mistress Bar”. Después nos fuimos juntos al “Master’s Bar” (un piso más abajo). Fue allí donde Akechi sensei me regaló aquella mirada sostenida que fue directo dentro de mí y me sonrió amablemente. Sentí como si el destino viniera a buscarme para decirme que todo iba a estar bien. Jamás olvidaré ese momento tampoco.

KabukiJoe: Así termina la segunda parte de la entrevista a Osada Steve. Un hombre que comprende en profundidad el misterioso y esquivo mundo del Shibari en Japón. Seguiré intercambiando ideas con Steve en el futuro y las estaré publicando aquí en breve. Seguramente no querrán perderse de nada!

 

Traducido al español por Haru TsubakiHaruTsubaki